Un cabezazo de Vitolo decide un mal partido y el Atleti es tercero
Un cabezazo de Vitolo decide un mal partido y el Atleti es tercero

Redacción

Héroe inesperado en el Wanda, que veía fútbol 105 días después. Un testarazo de Vitolo cuando el encuentro entraba en la recta final decidió un plomizo encuentro, situando al Atlético tercero en la tabla. El Valladolid trabajó muy bien en defensa en un campo complicado, a pesar de las muchas rotaciones de Sergio, complicando la tarea a un Atleti deshilachado pero con suerte en una jugada de estrategia.

De salida, llamativos los onces de unos y otros en el Wanda. En el Atlético, siete cambios respecto al equipo que arrasó en El Sadar, con la entrada de MorataLemarTrippierHermoso y el canterano Manu Sánchez en el carril del tres en defensa para dar descanso a Lodi. Otros ‘intocables’ como KokeSaúl Costa, esperando su turno en la banda. 

No menos novedades en los pucelanos, con una alineación que daba la sensación de no querer pelear en exceso el duelo, reservando a los titulares para contiendas más de ‘su’ Liga, tópico escalofriante como pocos. Y la sensación la hizo volar por los aires Waldo a los tres minutos con un trallazo descomunal con destino a la escuadra que salvó Oblak de idéntica manera, volando por los aires. Paradón.

Los de Simeone despertaron con la jugada, y al medio minuto Morata conectaba un peligroso cabezazo picado que se perdía a un palmo del palo izquierdo de la meta pucelana. Joao Félix volvía a perdonar a los seis minutos en un arranque vibrante, disparo alto en el interior del área. 

Pero a partir de esa jugada, el partido entró en una dinámica de sopor en zona ancha. Más posesión colchonera, tranquilidad de un Valladolid bien situado en defensa y apenas un chispazo de Marcos Llorente en jugada personal para forzar un saque de esquina.

Volvían a avisar los de Sergio González en un peligroso disparo de Matheus que se perdía cerca del palo al paso por la media hora, pero el chopque estaba marcado por el bostezo y los veintidós de corto se iban a vestuarios con el cero a cero en todo lo alto.

En el segundo periodo, con las rotaciones comenzaron a irrumpir titulares habituales en el rectángulo del Wanda. Avisaban los locales con dos zapatazos lejanos de Marcos Llorente y Lemar, atajando bien José Antonio Caro el primero, saliendo fuera el segundo.

Pero las líneas generales del partido no mejoraban, con un Atleti deshilvanado y un Valladolid muy firme atrás pero sin llegadas ante OblakEl Cholo Simeone cambiaba a su dupla de delanteros y Diego Costa hacía un hermoso tanto tras driblar a Caro, pero anulado por un fuera de juego flagrante del de Lagarto.

A diez del noventa, otro intento local desde la larga distancia, zapatazo de Thomas desde 30 metros con plástica estirada de Caro para sacar a córner un cuero que olfateaba la escuadra. Pero en el tiro desde la esquina, el meta pucelano pasó de héroe a villano. Mala salida, balón suelto y el cabezazo de Vitolo lo sacaba Kiko Olivas a la desesperada, pero ya dentro. VAR inapelable, gol del Atlético.

De ahí al final, Costa volvía a errar un uno contra uno cuando lo más fácil era sentenciar. No hizo falta. El Atleti, en la mejor receta de aquel ‘boring Arsenal’ de los setenta, tuvo bastante con un 1-0 plomizo para sujetar tres puntos que le disparan a la tercera posición.

Deja una respuesta

Cerrar menú