Seferovic da un sufrido pase al Benfica
Seferovic da un sufrido pase al Benfica

Redacción

Sufrió el Benfica de lo lindo para acceder a semifinales. Los lisboetas tuvieron que voltear el marcador para llevarse la eliminatoria ante un Rio Ave que se puso por delante en el electrónico hasta en dos ocasiones. Los de Bruno Lage, que esta campaña ya han sido eliminados de la otra Copa nacional, la Allianz Cup, a punto estuvieron de decir adiós a la Taça.

Empezó con el pie izquierdo el Benfica, ya que no habían pasado ni cinco minutos de juego y ya estaba por debajo en el marcador. Lucas Piazón, ese chaval propiedad del Chelsea que ha salido a préstamo del conjunto londinense en innumerables ocasiones y que tuvo un pequeño paso por España de la mano del Málaga, se sacó de la chistera una potente falta desde lejos ante la que nada pudo hacer Zlobin.

Poco le duró la alegría al Rio Ave. Los de Bruno Lage se fueron a por el empate rápidamente y, tras un aviso de ChiquinhoCervi igualó la contienda con un fuerte disparo desde el interior del área tras asistencia de Carlos Vinícius. Las cosas se ponía en su sitio tras el susto inicial.

Pero el rival había salido contestón y Taremi volvió a avanzar a los visitantes tras un pase largo. El balón le botó delante y, viendo que Zlobin se había quedado a media salida, optó por hacerle una vaselina con la cabeza.

Tras el segundo del equipo con sede en Vila do Conde, vuelta a empezar para los lisboetas. Chiquinho y Cervi probaron los reflejos de Vitor, que mantuvo a su equipo por delante en el marcador. Las tablas podían haber vuelto al videomarcador de Da Luz, puesto que el trencilla señaló penalti a favor del Benfica tras caída de Taarabt dentro del área rival. Pero, tras consultar con el VAR y visionar la jugada, anuló la pena máxima.

Da Luz cantó ¡viva Suiza!

Tenía el Benfica la misión de voltear un duelo que se le había complicado, pero quien estuvo cerca del gol fue el Rio Ave en un centro de Nuno Santos que no logró rematar Taremi por poco. Con este panorama, Bruno Lage empezó a quemar las naves y a introducir cambios ofensivo, como el de Seferovic por el defensor Ferro.

Funcionó el cambio, ya que tan solo tres minutos más tarde el atacante suizo empataba la contienda. Seferovic mandaba al fondo de las mallas una nueva asistencia de Carlos Vinícius. Siete más tarde del empate, el helvético repetiría para dar la vuelta al marcador y provocar el delirio en Da Luz con un remate inapelable a centro del exespanyolista PizziSeferovic, que dio la vuelta a un partido muy complicado, se ganó a una afición que cayó rendida a sus piers.

Deja un comentario

Cerrar menú