«No hace falta decir quién tiene la culpa, es bastante obvio»
«No hace falta decir quién tiene la culpa, es bastante obvio»

Redacción

«Decepción», «doloroso», «amargo»… las tres palabras que más repiten los protagonistas, para mal, del GP de Estiria. Pésimo fin de semana para Ferrari que empezó con una clasificación lamentable, fuera de los puestos de honor en lluvia (Sebastian Vettel fue 10º y Charles Leclerc, 11º) y se coronó con la peor carrera posible: en la tercera curva de la primera vuelta, el monegasco se llevó por delante a su compañero, le rompió el alerón trasero y provocó daños fatales en el fondo plano de su monoplaza que le obligaron a abandonar apenas unos minutos después. Charles asumió toda la culpa. Impacta la imagen de los dos SF1000 chocando en medio del pelotón, en una lucha que no debía ser la suya.

Leclerc se excusó y fue duro consigo mismo: «Soy el culpable, yo cometí un error y es así, no hay que poner excusas. He decepcionado al equipo, lo siento mucho, las excusas no son suficientes. Debemos tomar todas las oportunidades que tengamos, no esperábamos muchos puntos pero nunca se sabe, ya vimos la semana pasada. Debo aprender de esto y volver más fuerte». «Era optimista, quería sumar puntos para el equipo pero no es una excusa». Habló con Vettel: «Me disculpé y él lo aceptó. Pero no nos devuelve los puntos que he hecho que el equipo pierda hoy».

Seb no quiso hurgar en la herida: «En la zona media hay pocos huecos y estas cosas pueden pasar, desafortunadamente. Es duro para los dos, obviamente no era la intención de ninguno y es un día duro como equipo. Debemos asegurarnos de que no nos flagelamos demasiado para que no sea difícil levantarse. No es la salida que queríamos, lo sé yo y lo sabe Charles. Los dos lo podemos hacer mejor. Los dos somos maduros, pasamos página. Es un mal fin de semana para los dos, ha sido duro y ahora retirar los dos coches es muy amargo».

El papelón, otra vez, para Mattia Binotto. El jefe de la escudería: «No es sólo una pena, es decepcionante, es doloroso tener a nuestros dos coches fuera después de dos vueltas. Cuando empiezas en la zona media son cosas que suceden, pero no hay excusas. Tampoco hace falta que digamos quién tiene la culpa, creo que es bastante obvio pero ese no es el tema. Ha sido un fin de semana totalmente decepcionante y es la peor conclusión que podemos extraer. No es momento de acusar, es momento de reaccionar. Estoy seguro de que en Maranello tenemos a la gente adecuada para hacerlo y trabajar duro». «No hay mucho que decir a los pilotos», sentencia. Sabe que el principal causante es un coche incapaz de luchar por podios. La habitual rueda de prensa de los domingos por la tarde en la que comparecen los tres fue cancelada.

Deja una respuesta

Cerrar menú