La emotiva carta de Sainz a su padre por su 58 cumpleaños
La emotiva carta de Sainz a su padre por su 58 cumpleaños

Redacción

Se pueden vivir días especiales incluso en estos momentos, con toda España confinada en sus casas, y el del domingo 12 de abril lo es para la familia Sainz. El padre más rápido de todos cumple 58 años y su hijo le ha querido dedicar un homenaje escribiéndole una emotiva carta publicada en la web del Mundial de Fórmula 1. Una bonita forma de felicitar a su padre que reproducimos a continuación.

Carta de Sainz a su padre:

El mundo está en un lugar muy difícil en este momento, y todo el mundo está teniendo que adaptarse. Uno de los pocos aspectos positivos es que muchas personas pasan más tiempo con sus familias. Ese es mi caso. Desde que regresé de Australia, he estado en España, en la casa de mis padres, pasando estos días difíciles encerrado con mi familia. Hoy es particularmente especial porque es el cumpleaños de alguien muy importante para mí. Feliz cumpleaños papá.

Era 2004 y las calles del centro de Madrid estaban cerradas. ‘Alguien’ estaba haciendo trompos locas por todas partes con un Citroën Xsara WRC rodeado de miles de espectadores. Fue un homenaje a mi padre y su increíble carrera de rallys, y el perfecto adiós al Mundial frente a la multitud de nuestra ciudad. Ese fue el día en que me di cuenta del éxito que tenía mi padre al volante de un coche de rallys. Tenía 11 años y recuerdo cada detalle como si fuera ayer.

En aquellos días no había redes sociales y no podías seguir los rallys tan fácilmente. Sabía que mi padre era un muy buen piloto y que había ganado varias veces, pero cuando regresaba a casa de un rally, hablábamos de la escuela, el fútbol u otros deportes. No hablábamos mucho sobre su trabajo diario. Entonces, cuando fuimos en familia a Madrid ese día, y escuché a tanta gente cantar su nombre, me sorprendió.

A partir de ese día comencé a investigar cada paso de su carrera y a ver la mayor cantidad de videos que pude encontrar. Así es como realmente descubrí el mundo en el que mi padre se destacaba. Fue solo cuando se retiró, con dos títulos y 26 victorias, cuando realmente conocí a mi padre. Le hacía muchas preguntas, una tras otra, sin parar. Y él siempre respondía. Guardaba cada una de sus palabras. Yo quería ser piloto. Yo quería ser como él.

A esas alturas había empezado a practicar kárting, pero debido a que mi padre estaba lejos, mi tío me llevaba a las carreras. Cuando mi padre se retiró, viajó por el mundo conmigo. Pasábamos tanto tiempo hablando en aviones, en el coche, en hoteles… Desde entonces, mi padre y yo hemos estado muy unidos. Es una relación muy especial porque juega más de un papel.

El primer papel, por supuesto, es el de padre, ¡y uno muy exigente! No me permitía seguir con mis carreras de kárting si no aprobaba todos mis exámenes. En ese momento, eso era una gran desventaja porque llegaba a las pistas dos o tres días después que mis rivales, pero a la larga me mostró que tenía que sacrificarme y esforzarme por lo que quería. Una carrera internacional de kárting no es barata, y si él estaba haciendo el esfuerzo, tenía que estar totalmente comprometido a dar lo mejor de mí en cada aspecto, incluida la escuela.

Desde el principio también desempeñó el papel de mánager. Él me dio y aún me da muchos consejos sobre la forma en que debo comportarme como atleta, consejos para conducir, cosas que le funcionaron en el pasado, situaciones contractuales… Tiene mucha experiencia valiosa y me siento afortunado de tenerle a mi lado.

Y por último pero no menos importante, él también es un padre que es mi amigo. Hacemos muchas bromas. Cada deporte que hago ahora es porque comencé a jugar con él: tenis, pádel, esquí, esquí acuático, correr, squash… Di lo que sea y probablemente lo intenté. Daba clases después de la escuela y luego jugaba contra él los fines de semana. Era bastante exigente con eso también. Quería que fuera muy adaptable y me divirtiera jugando con todo tipo de deportes.

Curiosamente, me enamoré de la Fórmula 1, en lugar de los rallys. Mi padre me llevó al GP de España en 2005, cuando conocí a Fernando Alonso, y me enganché. Ahí fue donde me di cuenta de lo que quería ser cuando fuera mayor. ¡Mi papá también era un apasionado de la F1 y si no hubiera hecho rally, estoy seguro de que probablemente habría intentado seguir una carrera en la F1!

La primera vez que probé un coche de rallys (¡bajo su supervisión!) tenía 16 años. Tenemos un coche de rallys en el campo cerca de Madrid y trato de salir cada vez que tengo la oportunidad. Por supuesto que lo negará, pero creo que me estoy acercando a él cada vez más y estoy empezando a darle un poco de dolor de cabeza. Mi madre no nos permite cronometrar nuestras carreras para evitar un brote de competitividad… ¡pero estoy muy cerca!

Cuando practicamos con el coche de rally, además de divertirnos mucho, siempre le escucho a él y a sus trucos. Siempre ha creído firmemente que probar diferentes coches en diferentes superficies y condiciones eventualmente ayudará cuando me suba a un F1. Estoy totalmente de acuerdo con eso. ¡Lo único que no disfruto cuando estamos en el campo es ser su copiloto! Incluso aunque tenga cien por cien de confianza en él […], no lo disfruto. ¡No tengo el control y estoy muy tenso!

Pero aparte de sus habilidades para pilotar, una de las cosas que más admiro de mi padre es su ética de trabajo y su determinación. Cuando se marca una meta, es la persona más tenaz que he visto en mi vida y su pasión por las carreras es contagiosa. Prueba de lo que digo es su tercera victoria en el Rally Dakar este año. Simplemente asombroso. No viajé con él porque me estaba preparando para los test de invierno, pero créanme, lo seguí online al segundo. […] Me pongo muy nervioso mirándolo. ¡Aún más nervioso de lo que me siento conmigo mismo!

Hacíamos una llamada todas las noches. ¡Eran conversaciones profundas del Dakar! Hablábamos sobre la siguiente etapa, discutíamos sobre la estrategia, analizábamos los tiempos del día, dónde perdía y ganaba… Lideró la carrera de este año durante mucho tiempo. […] Eso lo hizo aún más tenso, pero estaba convencido de que podía ganar y me demostró que tenía razón.

Como familia, estamos extremadamente orgullosos de él porque sabemos cuánto esfuerzo ha hecho para prepararse para el Dakar año tras año. Pasa interminables horas de gimnasio, sesiones de cardio, de pesas y tiene la dieta más estricta. Como atleta de 25 años, ver a mi padre a los 57 competir a un nivel de élite y ganar es una gran inspiración para mí. Lo hace porque lo disfruta. Es su pasión. Él es mi héroe y tengo mucha suerte de poder llamarle mi padre. ¡Feliz cumpleaños ‘Matador’!

Deja una respuesta

Cerrar menú